Implantes Dentales

Implante Dental

Implante Dental, reemplaza a las raíces de los dientes ausentes o que van a ser extraídos por alguna causa. Devuelve al paciente, la estética y la función del diente natural .El implante dental es una de las más importantes evoluciones en la odontología actual.

Son piezas con forma y tamaño de una raíz dental, realizados en titanio, que es el material mas aceptado por el organismo. Este material permite que se produzca la oseointegración, que es el procedimiento mediante el cual el implante se fija íntimamente al hueso

El implante dental se coloca en el hueso de la mandíbula o del maxilar superior. Gracias a los implantes dentales, los pacientes pueden reemplazar los dientes perdidos y tener su dentadura completa, sana y funcional desde el punto de vista estético y funcional.

Una vez colocado en el hueso, el implante dental realiza su integración entre los 2 y 6 meses siguientes a la intervención, por eso se recomienda esperar dicho período para facilitar la integración del mismo al organismo. Durante este tiempo de espera, es aconsejable, si las piezas a reponer tienen compromiso estético, confeccionar algún tipo de prótesis provisoria, siempre y cuando el paciente lo desee. Una vez transcurrido el período de oseointegración, se procede a la confección de las prótesis o coronas definitivas.

Implantes cigomáticos

Implantes cigomáticos, son implantes autorroscantes de longitudes entre 30 a 52,5 mm y una cabeza angulada de 45° que se introducen en el hueso cigomático. Su porcentaje de éxito varia entre 80 y 95 % .Son una alternativa a los injertos de hueso en maxilar atróficos.

Este tipo de implantes dentales están especialmente indicados para todas aquellas personas con falta de masa ósea en el maxilar, es decir, con un alto grado de atrofia ósea. La atrofia ósea se da cuando el hueso no dispone ni de la altura ni de la anchura necesaria como para apoyar los implantes dentales. La pérdida de hueso es muy común en personas que han usado prótesis dentales durante muchos años, provocando la atrofia ósea. Otro caso muy común de atrofia es la debida a la enfermedad periodontal severa. Con anterioridad a la aparición de los implantes cigomáticos la única solución viable era la realización de un injerto de hueso.

Se tratan de implantes más largos que los normales, de manera que estos se anclan a la parte interior del hueso cigomático o hueso de la mejilla. El hueso malar tolera las fuerzas de la masticación, cuando los implantes cigomáticos están conectados a una prótesis dental fija. Se trata por lo tanto de un hueso de buena calidad con un volumen suficiente en todos los pacientes.

Los implantes cigomáticos deben ser colocados por equipos expertos de cirujanos maxilofaciales. Dichos implantes de se colocan bajo anestesia general siempre después de un completo examen quirúrgico y un estudio oral integral completo, que debe incluir modelos dentales del paciente, rayos X y fotos dentales.