Tratamientos Estéticos

Relleno Facial

Son infiltraciones o implantes, normalmente de ácido hialurónico, que están indicados para:

  • Modelar el rostro, aumentado el volumen de la zona tratada: labios, pómulos, mejillas o mentón.
  • Corregir o atenuar todo tipo de depresiones cutáneas, fundamentalmente arrugas, surcos y cicatrices.

EL TRATAMIENTO SE REALIZA SIN INCISIONES, NI CICATRICES, NI CIRUGÍA, Y RESPETANDO SIEMPRE LA FISIONOMÍA DE LA CARA

Bótox

La toxina botulínica (comúnmente conocida como bótox) es una proteína purificada que se inyecta en cantidades minúsculas en los músculos del rostro cuya actividad es excesiva para relajarlos y prevenir la aparición de arrugas dinámicas o suavizar las que ya existen (estáticas).

Con el tratamiento con bótox se consigue:

  • Revitalizar y rejuvenecer la mirada de manera inmediata.
  • Relajar los músculos faciales, eliminando o atenuando las arrugas y dejando la piel distendida, tonificada y tersa y devolviendo la luminosidad al rostro.

El bótox siempre debe ser aplicado por un profesional médico debidamente acreditado en un centro médico autorizado. El profesional debe buscar, ante todo, resultados naturales, saludables y armónicos.

Además de aplicaciones estéticas y para la corrección de la hiperhidrosis (exceso de sudoración), la toxina botulínica se emplea en otras especialidades médicas para el tratamiento de estrabismo, tics, espasmos musculares, dolor lumbar, ciertos tipos de migrañas o fibromialgia reumática.

¿Cuánto dura el tratamiento?

El bótox se aplica habitualmente en 10 minutos. Una vez finalizado el procedimiento, la paciente podrá regresar a su vida normal.

¿El efecto es inmediato?

Los resultados suelen comenzar a ser visibles a los tres días, dependiendo de cada paciente. En general, los efectos del bótox comienzan a desaparecer a los cinco o seis meses.

¿Afecta a mi expresión natural?

En NH Clínicas siempre buscamos resultados naturales. En la primera consulta médica gratuita, el especialista realiza una valoración personalizada, examina el rostro del paciente y su expresividad y selecciona el tratamiento más adecuado para aportar un efecto rejuvenecedor y armonioso sin modificar la expresión natural.

Cuando desaparecen los efectos del bótox, ¿se notan más las arrugas que antes del tratamiento?

No. Una vez desaparecen los efectos del bótox, el músculo vuelve a su actividad normal provocando la reaparición de la arruga, pero ésta nunca estará más marcada que antes. Es más, mientras duren los efectos del tratamiento la arruga no se marcará y no se agravará. Ganaremos tiempo al envejecimiento facial.

Hilos tensores

Este tratamiento permite rejuvenecer y reafirmar la piel del rostro desde el interior sin cirugía.

Los hilos tensores están indicados en pacientes que presentan flacidez de y sirven para prevenir y tratar la pérdida de firmeza en la piel.

Estos hilos tensores se aplican para:

  • Rejuvenecimiento del óvalo facial y cuello.
  • Mejoría de las líneas de marioneta y surco nasolabial.
  • Elevación de mejillas y cejas.

La técnica utilizada consiste en la infiltración de los hilos a nivel subcutáneo provocando un proceso de fibrosis que induce la formación de colágeno y elastina y que tiene como consecuencia un aumento de la redensificación cutánea, aumento de la firmeza, tersura y luminosidad de la piel y ralentización del proceso de envejecimiento.

Cavitación

La cavitación es una técnica para eliminar la grasa localizada mediante el uso de ultrasonidos de baja frecuencia, técnica no quirúrgica, que se aplican sobre la zona donde se concentra la grasa para disolver las células adiposas desde su interior. Posteriormente la grasa se elimina con la orina o a través del sistema linfático.

Esta técnica se utiliza para eliminar la piel de naranja devolviendo el aspecto normal a la piel de las zonas tratadas, al tiempo que mejora la circulación, se eliminan toxinas y aumenta el tono y la elasticidad de los tejidos.

Radiofrecuencia facial

La radiofrecuencia facial es una técnica no invasiva utilizada para el rejuvenecimiento facial y el tratamiento de la flacidez de la piel.

Se basa en la aplicación de radiaciones electromagnéticas de alta frecuencia sobre la superficie de la piel, calentando las capas más internas sin dañar las más superficiales.

Cuando éstas pasan a través de la misma, la energía electromagnética se transforma en calor, el cual estimula la formación de colágeno y elastina, responsables del tensado y de la mejora visible de la calidad de la piel.